Buscar

The Blitz, Capítulo XIV; Bendita NFL, no nos dejes nunca.

A falta de tres semanas para que la temporada regular termine, se empiezan a definir los 14 puestos de playoffs; Dolphins, Ravens, Browns, Bears, Cardinals, Bucs, Vikings y la NFC East pelearán lo que queda de la temporada para tener una oportunidad de pelear por el Super Bowl LV.

Para todos los equipos involucrados en playoffs, estas son semanas importantísimas. La ultima vez que nos vimos, estimado lector, algunos equipos como los Cardinals, Bears o Colts habían sufrido derrotas que hacían que su lugar en postemporada peligrará. Sin embargo, a dos semanas de la interminable semana 12, las cosas han cambiado enormemente. Algunas escuadras sorpresivamente siguen en la pelea, como en el caso de los Dolphins, mientras otras, como los Vikings, ven desaparecer poco a poco sus ilusiones de pelear por el Super Bowl en febrero.


Thursday Night Football


Con un ataque terrestre dominante y una defensa que nunca hizo que Cameron Newton se sintiera cómodo, el equipo de los Rams venció 24 a 3 a los New England Patriots que, por primera vez en once años, no serán los campeones divisionales de la AFC East. Por su parte, los Rams continúan su camino para adueñarse de la salvaje NFC West.


Domingo en la mañana


Los Chiefs, desde el mismo estadio en el que se coronaron campeones en febrero, demostraron ser el mejor equipo de la NFL. A pesar de que la defensa de los Dolphins interceptó a Mahomes en tres ocasiones, la victoria del equipo de Kansas nunca estuvo en duda. Tyrek Hill y Travis Kelce anotaron, Tyran Mathieu interceptó, Chris Jones provocó un safety y los Chiefs se llevaron la doceava victoria de la temporada.


Los Vikings fueron hasta el James Raymond Stadium, casa del Super Bowl LV, en Tampa Bay, Florida, para ser derrotados 26 a 14 por los Buccaneers. Por más extraño que parezca, la victoria del equipo de Tampa no fue gracias a Tom Brady. El pateador de los Vikings, Dan Bailey, falló tres goles de campo y un punto extra que ayudó a los Bucs para llevarse su octava victoria del año.


Tras cuatro temporadas como el quarterback titular de los Bengals, Andy Dalton dejo al equipo de Cincinnati y se unió a las filas de los Dallas Cowboys. Luego de la turbulenta temporada que ha tenido el equipo de Dallas, al fin el equipo, ahora comandado por Dalton, pudo reencontrarse con la victoria ante unos Bengals que ya esperan ansiosos la siguiente temporada.


La situación de los Jaguars es quizás una de las más tristes en toda temporada. Sin importar quien estuviera como quarterback titular, los Jags han competido de muy buena manera en la mayoría de sus partidos. Su ofensiva tiene jugadores explosivos, como D.J Chark o James Robinson, su defensa es joven y cuenta con jugadores talentosos como Joe Schobert o Josh Allen (no el quarterback de los Bills). Sin embargo, todos sus esfuerzos han sido en vano. Esta semana, los Tennessee Titans no batallaron para pasarles fácilmente por encima derrotándolos 31 a 10, con todo y el regreso de “Florida Man”.


En un partido de dos equipos urgidos de una victoria, los Cardinals sufrieron, pero consiguieron una sólida victoria de 26 a 7 en contra de los New York Giants que con su derrota se alejan del titulo de la NFC East, mientras que los Cardinals se aferran al séptimo puesto de la NFC.


De la mano de una sorprendente actuación de Drew Lock, y de la defensiva, los Broncos fueron hasta Carolina del Norte para derrotar 32 a 27 a los Carolina Panthers. A pesar de que ambos equipos ofrecieron un muy buen partido, para lo único que servirán estos partidos es para hacer que los equipos cierren de forma digna la temporada, debido a que desde rato ya no compiten por nada.


En un enfrentamiento entre dos quarterbacks seleccionados en la primera ronda del Draft de 2017, Mitchell Trubisky, con sus 267 yardas por aire y tres pases de anotación, demostró porque en aquella primavera de 2017 fue seleccionado antes que Deshaun Watson, que solo tuvo 217 yardas y un único pase de touchdown, y ayudó para que los “Da Bears” vencieran 36 a 7 a unos Texans que cada vez se hunden más en el pozo de la amargura.


Domingo en la tarde


Con todo y el regreso de Josh Jacobs, la ofensiva de los Raiders fue incapaz de importunar a la defensiva de los Colts que está intratable. Gracias a las intercepciones de Kenny Moore (jugada del año) y Khari Willis, las más 200 yardas terrestres entre Jonathan Taylor y Nyheim Hines, y las 244 yardas por aire de Philip Rivers, los Colts sacaron de la esfera de la muerte una espectacular victoria de 44 a 27 que prácticamente les asegura un lugar en playoffs.


En Philadelphia ha llegado el fin de la era Carson Wentz y la etapa de Jalen Hurts ha iniciado de la mejor manera. El primer partido del novato quarterback de la Universidad de Oklahoma fue nada más y nada menos que ante unos New Orleans Saints que nunca supieron como detener a Hurts y que le permitieron más de 106 yardas por tierra y 167 yardas por aire. Gracias a la gran actuación de Hurts, y que Tysom Hill fue golpeado hasta el cansancio por la línea frontal de las Eagles, el equipo de Philadelphia por fin pudo conseguir su cuarta victoria de la temporada.


En el partido entre el Washington Football Team y los San Francisco 49ers nos dimos cuenta de dos cosas: los 49ers son un equipo que merecen el respeto de toda la liga porque han competido a pesar de tener a casi todos sus titulares lesionados y no hay mejor línea defensiva que la de Washington.


Los New York Jets siguen su infame camino hasta la temporada de 0-16 y esta semana fueron derrotados 40 a 3 por unos Seattle Seahawks que, luego de perder la semana pasada ante los Giants, estaban más que listos para darle una paliza a todo lo relacionado con la Gran Manzana.


En partido de dos equipos que odian ganar, los Chargers, con un gol de campo en los últimos segundos, se llevaron una cerrada victoria de 20 a 17 ante unos Falcons que hicieron todo lo posible para perder, al igual que los Chargers. Para fortuna de sus aficionados, no tuvimos que aventarnos unos tiempos extras que nos acercaban peligrosamente al empate, así que para Chargers y Falcons fue un gusto el irse temprano a sus casas.


Los duelos divisionales suelen ser partidos muy duros y en los que se suelen presentar muchas sorpresas. El caso de Detroit contra Green Bay no fue la excepción. Los Lions con Mathew Stafford estuvieron peleando cara a cara ante los Packers de Rodgers, pero la vida odia a los Lions y Stafford sufrió una lesión en el último cuarto del partido que permitió que los Packers no solo salieran victoriosos del Ford Field, también se fueran hasta el primer lugar de la NFC.


Sunday Night Football


Si hay algo en lo que los receptores de los Pittsburg Steelers son muy buenos, además de atrapar los pases cortos de Big Ben, es para hacer videos de Tik Tok. Minutos antes del partido entre Buffalo y Pittsburg, el buen JuJu Smith Schuster se atrevió a hacer un video en el que se grabó bailando en el logo de los Bills, ubicado a mitad del campo. Situación que, por lo que sea, no hizo gracia a los jugadores de los Bills que respondieron venciendo 26 a 15 a los Steelers que acumularon su segunda derrota consecutiva de la temporada.


La defensiva de los Steelers nunca supo como detener a Stefon Diggs. quien humildemente aportó con diez recepciones para 130 yardas y una recepción de touchdown. Josh Allen también tuvo un muy buen partido lanzando para 236 yardas, dos touchdowns y una intercepción.


Sin embargo, la clave para que los Bills derrotaran a los Steelers fue la defensiva. La secundaria interceptó en dos ocasiones a Big Ben Roethlisberger y la línea defensiva nunca permitió que James Conner pudiera establecer el juego terrestre.


Monday Night Football


El duelo entre los Baltimore Ravens y los Cleveland Browns fue simple y sencillamente el mejor partido de la temporada. Desde el extraño incidente de Lamar Jackson, pasando por la jugada en la que los Ravens usaron quince jugadores, los nueve touchdowns terrestres (récord en la historia de la NFL), los 89 puntos anotados y la patada de último minuto de Justin Tucker, ofrecieron a los aficionados de la NFL cuatro cuartos de entretenimiento puro.


Las defensivas de los dos equipos permitieron que Baker Mayfield y Lamar Jackson tuvieran actuaciones espectaculares. Asimismo, los corredores de los dos equipos tuvieron todo el campo para correr libremente.


En el último cuarto, Lamar Jackson tuvo que entrar al vestidor debido a un “incidente”. Trace McSorley tomó los controles del equipo y, mientras Jackson atendía sus asuntos en el vestidor, Mayfield estaba poniendo a los Browns adelante en el marcador. Se jugaban los minutos finales del último cuarto, en una 3 & 2, McSorley intentó correr, pero sufrió una lesión en la rodilla. En ese instante, del túnel emergió heroicamente la figura de Lamar Jackson, quien estaba más que listo para entrar al campo en una importantísima 4 & 5.


Lamar Jackson no solo completó la cuarta oportunidad, lanzó un pase de touchdown a Marquise Brown que puso en ventaja a los Ravens, a falta de menos de dos minutos en el reloj. En la siguiente serie ofensiva, Kareem Hunt atrapó un envío de 22 yardas que empató el partido, con aproximadamente un minuto en el reloj.


La ofensiva de Baltimore aprovechó el poco tiempo que tenían y llegaron hasta la yarda 37 de Cleveland, donde Justin “el mesías” Tucker pateó un gol de campo de 55 yardas que ponía el marcador 45 a 42 en favor de Baltimore.


Con escasos dos segundos de juego, los Browns intentaron anotar “tocheando” el balón, pero lo único que consiguieron fue un safety que puso el marcador final 47 a 42 en favor de los Ravens.


Bendita NFL, no nos dejes nunca.




Fotos: NFL.com