Buscar

The Blitz, Capítulo X; Jugadas que cambian la historia

En la NFL hay ciertas jugadas que, por su espectacularidad, trascienden en el tiempo. Momentos perfectos en el que un jugador o equipo tienen un momento de brillantez único, en los que se combinan todos los astros y los dioses del futbol americano nos regalan algo que nos maravilla la vida.



La semana 10 de la temporada 2020 será recordada como aquella en la que el mejor receptor de la liga, DeAndre Hopkins, retó al destino y, saltando ante tres defensores contrarios, atrapó un pase de más de 50 yardas para darle una dramática victoria a sus Cardinals.


No recordaremos que las televisoras americanas nos dieron los partidos más aburridos a mediodía para pasar el Masters de Augusta, que los Steelers siguen invictos o que los Ravens cada vez encuentran formas más decepcionantes de perder; nos quedaremos con esa jugada milagrosa que nos confirma que existe la magia dentro de la NFL.


Thursday Night Football


Lo que en el papel se veía como el juego más interesante de Thursday Night en la temporada, se convirtió en una sencilla victoria de los Colts sobre unos Titans que empiezan a perder el camino. La gran defensa de los Colts y los errores garrafales de los equipos especiales de Tennessee, encaminaron al equipo de Philip Rivers a obtener el primer lugar de la AFC South.


Domingo en la mañana


Mientras Dustin Johnson se coronaba como el campeón del Masters de Augusta, los Buccaneers recobraron la confianza ante unas Carolina Panthers que compitieron de muy buena forma durante tres cuartos, pero la ofensiva de Tampa Bay resultó más fuerte de lo que parecía y derrotó 46 a 23 a unas Panthers que quizás dentro de un año estén listos para sacarle sustos a equipos como los Bucs.


En medio de una tormenta que provocó que el juego se retrasara cuarenta minutos, los Cleveland Browns derrotaron 10 a 7 a unos Houston Texans que, al igual que sus adversarios, no tenían muchas ganas de jugar y, para fortuna de los aficionados, las defensas y los corredores de ambas escuadras se encargaron de que el juego fuera lo más rápido posible para que los pocos aficionados del First Energy Stadium pudieran irse a sus casas.


La historia de Alex Smith no deja de sorprendernos. El hecho de que equiparse y lanzar un solo

pase en la NFL, luego de su lesión, lo convirtió en el regreso de la temporada, sin embargo, Smith no se conformó con eso y tomó las riendas del Washington Football Team. El partido parecía perfecto para que el equipo de Washington volviera a la senda del triunfo con Smith como titular, pero un gol de campo de 59 yardas de Matt Pratter, pateador de los Detroir Lions, arruinó la fiesta del quarterback de 36 años.


Aunque usted no lo crea, los Jacksonville Jaguars estuvieron muy cerca de derrotar a los Green Bay Packers en el Lambeau Field. Los receptores de los Jags, D.J Chark y Keenan Cole hicieron ver su suerte a la defensiva secundaria de los Packers, pero no hay rival que la magia de Rodgers no pueda vencer y, batallando demasiado, los de Green Bay sacaron una victoria de 24 a 20.


En la lamentable NFC East, los Giants dieron un duro golpe de autoridad y derrotaron 27 a 17 a las Philadelphia Eagles. A pesar de que ambos equipos juegan horribles y sus quarterbacks se caracterizan por regalar el balón a cualquier defensivo que se les atraviesa, en esta ocasión ninguno sufrió pérdidas de balón. No obstante, la ofensiva de Philadelphia cada vez juega peor y, si siguen jugando así, van a perder el liderato de su división.


Domingo en la tarde


Los Raiders siguen su paso ascendente y esta vez el equipo dio un partido redondo ante los Denver Broncos. La principal fortaleza del equipo de Las Vegas, su juego terrestre, arrasó acumulando más de 200 yardas y cuatro touchdowns. Además su lado más débil, la defensa, le arrebató el balón en cinco ocasiones a la ofensiva de Denver que encamina a los Raiders a obtener un lugar de comodín y, porque no, pelearle a los Chiefs el titulo de la AFC West.


El partido entre los Chargers y los Dolphins estuvo muy parejo en casi todos los aspectos del juego. Para empezar, fue el inicio de la rivalidad entre Tuanigamanuolepola Tagovailoa y Justin Herbert, quarterbacks seleccionados en la misma ronda del Draft 2020. El siguiente duelo, fue el de los uniformes, la bella combinación de azul celeste con amarillo de los Chargers contra el espectacular uniforme retro de Miami. En el campo, la defensa de Miami se impuso a unos Chargers que nunca estuvieron cómodos en el Hard Rock Stadium y que permitieron que el novato quarterback de los Dolphins se llevara su tercera victoria como titular.


Si únicamente nos quedaramos con la gran jugada de Hopkins, tendríamos un gran highlight que llenaria de likes cualquier publicación en cualquier red social, pero eso seria demeritar el partidazo que Bills y Cardinals ofrecieron al público este fin de semana.


Fue un partido que estuvo lleno de todo; las ofensivas se vieron dominantes y anotaron y avanzaron a placer, pero las dos defensivas tuvieron sus momentos brillantes provocando pérdidas de balón a las ofensivas. La derrota para los Bills es muy dolorosa, pero si continúan con este ritmo, hay muchas posibilidades de que trasciendan en playoffs.


Por su parte, los Cards deben de estar más que felices, la dramática victoria los pone en una situación privilegiada para tomar de una vez por todas el liderato de la NFC West.


El invicto de los Pittsburg Steelers continua y esta vez no tuvieron ningun problema en vencer 36 a 10 a los Cincinnati Bengals de Joe Burrow. A pesar de que Big Ben estuvo algo tocado, debido a una lesión en las rodillas, afortunadamente para sus aficionados, el camino al séptimo anillo cada vez se más cercano.


La situación en Seattle ya comienza a ser preocupante, esta semana los Seahawks fueron derrotados 23 a 16 por los Rams de Los Ángeles. Aunque increíblemente la defensa mostro mejoría, la presión que está sobre Russell Wilson comienza a ser demasiada. El jugador que es favorito a ganar el MVP cada vez está haciendo jugadas más extrañas debido a que toda la presión del equipo recae sobre sus hombros.


Este es el momento para que Pete Carroll busque otro jugador ofensivo que pueda ayudar a mover la ofensiva de Seattle, en caso de no hacerlo la caída en picada es más que evidente e incluso podrían a estar fuera de playoffs en las próximas semanas.


El equipo de San Francisco compitió de muy buena forma de visitante ante los New Orleans Saints, pero su muy mermado equipo no pudo hacer nada cuando el corredor de los Saints, Alvin Kamara, se encendió y comenzó a anotarles puntos como loco. A pesar de que el pana Jameis Winston tuvo que tomar los controles de los Saints, la defensa de New Orleans mantuvo el juego bajo control y evito una posible remontada del equipo californiano, que ya mejor debería pensar en la siguiente temporada.


Sunday Night Football


En una lluviosa noche, los Baltimore Ravens volvieron a tener otra derrota decepcionante, esta vez contra los New England Patriots. Bill Bellichick y su defensiva supieron plantarle cara al predecible equipo de Baltimore que, tanto por las condiciones climáticas del juego como por sus limitaciones ofensivas. Por si fuera poco, la defensa de Baltimore dejo la racha de más de 20 partidos con mínimo un robo de balón generado, lo que hubiera servido mucho debido a que hasta Cam Newton tuvo un buen partido.


Monday Night Football


Por primera vez en su carrera, Kirk Daniel Cousins ganó un partido en lunes por la noche. Luego de más de una centena de juegos perdidos, finalmente Cousins obtuvo una victoria en un partido de lunes ni más ni menos que contra la mentira más grande llamada Chicago Bears. Aunque la defensa de los Bears mantuvo controlado el juego deteniendo a Dalvin Cook, la ofensiva que dirige Nick Foles es infumable y únicamente genera pena.




Fotos: NFL.com