Buscar

The Blitz, Capítulo IV; Jugaremos hasta que el COVID diga lo contrario.


En medio de brotes de COVID-19 en algunos equipos, se disputó la semana 4 de la NFL. El espectáculo de la mejor liga de futbol americano sigue y esta semana nos brindó partidos muy interesantes, pero la amenaza del COVID-19 se hace presente como no lo había hecho en toda la temporada


Cualquier búsqueda que se haga en Google sobre cual es la liga deportiva que genera mayores ganancias en el mundo, la respuesta seguramente será la NFL. Es quizás la única liga deportiva que, a pesar de las perdidas generadas por la pandemia, puede asegurar contratos millonarios a algunos de sus mejores jugadores.


Sin embargo, hasta este momento no hay ninguna institución con la capacidad de frenar los embates del COVID-19. Luego de cuatro semanas de partidos, los Tennessee Titans tuvieron que parar sus actividades por un brote que afectó a miembros del staff y jugadores. El partido que los enfrentaría contra los Pittsburg Steelers tuvo que ser pospuesto hasta la semana 7. En Nueva Inglaterra, el quarterback de los Pats, Cam Newton, también sufrió un contagio y, afortunadamente para la franquicia de Boston, fue el único del equipo, por ahora y solo por ahora.


Señoras y señores, jugaremos hasta que el COVID diga lo contrario.


Thursday Night Football


En un partido pesimamente jugado por las dos escuadras, los Denver Broncos derrotaron 37 a 28 a los New York Jets. A pesar de jugar con su tercer quarterback y de regalar tres veces el balón, los Broncos fueron capaces de vencer a unos Jets que parece que están destinados a perder todos sus partidos de la temporada.


Partidos de domingo en la mañana


Desde el Hard Rock Stadium, Russell Wilson y sus Seattle Seahawks conservaron el invicto derrotando 31 a 23 a unos Miami Dolphins que pusieron mucha oposición, pero que salieron a patear goles de campo en lugar de anotar touchdowns. Con la actuación del domingo (360 yardas lanzadas, dos pases de touchdown y una intercepción) Wilson se perfila como el mayor candidato a llevarse el MVP esta temporada, siempre y cuando siga jugando en el mismo nivel.


La debacle de los Arizona Cardinals es una realidad y esta semana fueron derrotados 31 a 21 por las Carolina Panthers. Las actuaciones de la ofensiva comandada por Kyler Murray han dejado mucho que desear. Luego de dos muy buenas semanas, no han podido imponerse a equipos que, en teoría, eran muy inferiores a ellos. Por su parte, Teddy Bridgewater salió encendido y conectó dos pases de touchdown y acarreó el balón para otra anotación. Quién diría que a estas Panthers todavía les falta Christian McCaffrey.


En Dallas, la defensa de los Cowboys comienza a dar pena. Si bien es cierto que el rival que enfrentaron esta semana, los Cleveland Browns, tiene buenos elementos en su ofensiva, no era para que les anotaran 49 puntos, 34 de ellos sin respuesta. A pesar de la actuación de su defensa, por un momento los Cowboys estuvieron cerca de empatar el partido, pero 57 intentos de pase, 502 yardas y cuatro pases de touchdown después, Prescott fue interceptado y con ello, las esperanzas de los aficionados de volver a presenciar otra épica remontada se fueron a la basura. Al final, los cartones dejaron un 49 a 38 en favor de los Cleveland Browns que no tenían récord de 3-1 desde 2001.


Desgraciadamente para Matt Patricia y sus Detroit Lions, los partidos duran más de un cuarto. El inicio del partido para Detroit fue sensacional, no solo pararon la ofensiva de Drew Brees, sino que también llegaron a estar arriba en el marcador por dos anotaciones. Cuando inició el segundo cuarto, Sean Payton hizo los ajustes necesarios y sus New Orleans Saints pasaron por encima de los Lions. Tras 35 puntos sin respuesta, los Lions se acordaron de anotar en el último cuarto y dejaron el marcador 35 a 29 en favor de los Saints.


Para Joe Burrow y Joe Mixon el pasado domingo fue una fecha especial. Para Burrow significó su primera victoria en la NFL y para Mixon, el día en que destrozó a la defensa de Jacksonville. Con 157 yardas totales y 3 touchdowns, Mixon hizo uno de los mejores partidos de su vida contra unos Jaguars que han perdido la magia de Gardner Mindshew. El futuro es incierto para el quarterback de Cincinnati, este partido podría ser el inicio de una enorme cantidad de logros, pero mientras siga jugando con una línea ofensiva tan mala, es difícil asegurar que se vaya a mantener sano los 16 partidos de la temporada.


El desastre llamado Houston Texans sufrió su cuarta derrota de la temporada ante los Minnesota Vikings del señor Kirk Cousins. Los Vikings no solo consiguieron su primera victoria de la campaña, además, causaron el despido del head coach y General Manager de los Texans, Bill O’Brien. Para los Texans este despido es la confirmación absoluta del desastre que son. Por más que Deshaun Watson y J.J Watt sean dos de los mejores jugadores de la liga, no pueden ser competitivos dentro de un equipo con tan poco talento y tan mal administrado.


En Tampa Bay sucedió uno de los duelos más interesantes de la semana, el quarterback más joven de la NFL, Justin Herbert (22 años), enfrentó al más viejo de la liga, Tom Brady (43 años). Como dictan los canones, la experiencia terminó por imponerse en el marcador, Tom Brady tuvo un partidazo con cinco pases de touchdown y 369 yardas, pero el novato Justin Herbert no lo hizo nada mal con sus 290 yardas y tres pases de anotación que por gran parte del partido mantuvieron a los Chargers arriba en el marcador.


El duelo entre el Washington Football Team y los Baltimore Ravens es más que un duelo cualquiera. La cercanía que existe entre Washington y Baltimore las convierte en ciudades rivales. A pesar de ello, el nivel al que juegan los Ravens es muy superior al del Washington Football Team y este partido fue dominado a placer por Lamar Jackson y sus muchachos que desquitaron con el equipo de Washington la derrota que sufrieron una semana antes en contra de los Kansas City Chiefs.


Domingo en la tarde


Es complicado hablar del partido que tuvieron esta semana los New York Giants porque jugaron muy mal y muy bien al mismo tiempo. Por un lado, la defensiva fue capaz de detener el espectáculo ofensivo de los Rams y evitaron que Aaron Donald provocara daños en la ofensiva, pero no sirvió de nada porque el ataque que dirige Daniel Jones fue inoperante y únicamente pudieron anotar nueve puntos. Gracias a la ineptitud de los Giants, los Rams lograron su tercera victoria de la temporada.


Los Bills de Josh Allen siguen imparables y esta semana derrotaron 30 a 23 a los Las Vegas Raiders que comienzan a tener serios problemas para cerrar los partidos. Durante tres cuartos, los Raiders pelearon de forma pareja contra los Bills, pero en el último cuarto sus jugadores empezaron a soltar el balón y el equipo de Buffalo aprovechó y se llevó la victoria a casa.


Los Colts son un equipo que juega mal y muy feo, pero que al final del dia logra sacar las victorias. Esta semana, su defensa se encargó de frustrar el flamante debut de Nick Foles como quarterback de los Bears. La defensa liderada por Darius Leonard únicamente permitió que el remplazo del gran Mitch’ “perdónalos, no saben lo que hacen” Trubisky anotara once miseros puntos. Por su parte, la ofensiva de Philip Rivers solo consiguió ocho puntos más que los Bears y con eso fue más que suficiente para ganar el partido. Luego de enfrentar a equipos como Bears, Jets, Vikings y Jaguars, la defensa de los Colts se alza como la mejor defensa de la liga, al menos por esta semana.


Sunday Night Football


En el “Hospital Bowl” las Philadelphia Eagles vencieron 25 a 20 a los San Francisco 49ers. Podríamos decir que la actuación de Carson Wentz fue suficiente para derrotar a San Francisco, pero le quitaríamos mérito a Nick Mullens y su pésima actuación con dos intercepciones que ayudaron a que Philadelphia se impusiera en los cartones. Aunque en los minutos finales del partido el head coach de San Francisco, Kyle Shanahan, intentó arreglar la situación metiendo al quarteback C.J Beathard en lugar de Mullens, la realidad es que nadie puede reemplazar la hermosa sonrisa de Jimmy G.


Monday Night Football


El Partido entre Chiefs y Pats originalmente estaba programado para el domingo en la tarde, pero el contagio de Cam Newton provocó que la NFL pensara un poco y se asegurara que en Nueva Inglaterra no había un brote de contagios como el de Tennessee. Una vez que los jugadores de las Pats dieron negativo, decidieron mover el partido al lunes por la noche.

Los New England Patriots son un equipo diseñado para joder al prójimo. No tienen a los mejores jugadores, pero el emperador Bill Bellichick siempre conoce dos cosas de sus rivales: quien es su mejor jugador y como pararlo.


Fieles a su costumbre, la defensa de los Pats hizo un juego casi perfecto contra Pat’ Mahomes, pero en esta ocasión, Brian Hoyer “The distroyer” estuvo en los controles y la ofensiva de los Pats no funcionó. Con algunas ayudas arbitrales, sí, es raro decirlo, los New England Patriots fueron derrotados por los Kansas City Chiefs que, con Mahomes de quarterback, se convierten en el equipo a vencer de toda la NFL.


El partido que cerró las actividades de la semana 4 fue el disputado entre los Green Bay Packers y los Atlanta Falcons. Por primera vez en la temporada, los Falcons no pudieron desperdiciar una ventaja en el marcador gracias a que Aaron Rodgers es un jugador extraordinario y nunca permitió que el equipo de Atlanta estuviera arriba en el marcador. Rodgers no solo hizo un acto de caridad desinteresado, también lanzó cuatro pases de touchdown que le dieron una fácil victoria de 30 a 16 a los Packers.





Si tienes una marca, negocio o empresa y te interesa anunciarte, comunícate con nosotros y te ofreceremos un espacio publicitario en nuestro contenido multimedia.

ANUNCIATE AQUÍ

©2020 by EL FORÁNEO. 

  • Blanco Icono de Instagram