Buscar

The Blitz, Capítulo II; lesiones y NFL en Las Vegas


El espectáculo de la NFL apenas comienza y, aunque apenas van dos semanas de juegos, se empiezan a separar los equipos contendientes al Super Bowl, los que van a competir por playoffs y los que mejor juegan por amor al deporte




El futbol americano es un deporte de alto riesgo. Quienes no tienen la preparación física adecuada para ponerse unos shoulders y un casco, muy probablemente sufrirán lesiones a los pocos minutos de entrar al campo. En la NFL las primeras semanas de la temporada se vuelven un filtro en el que únicamente los jugadores más fuertes consiguen mantenerse sanos y llegar hasta el final de la temporada.


El confinamiento por la contingencia sanitaria provocó que muchos jugadores no tuvieran la preparación adecuada para iniciar la temporada. Según ESPN, más de cincuenta jugadores salieron lesionados solamente en los dieciséis partidos que se jugaron en la semana 2.


Thursday Night Football

La semana inició en Cleveland con el enfrentamiento entre los Cleveland Browns contra los Cincinnati Bengals. Lo que parecía ser un juego de jueves por la noche infumable terminó por ser un muy interesante duelo divisional entre los dos equipos de Ohio.


A pesar de que el novato quarterback de los Bengals, Joe Burrow, tuvo una actuación muy buena con más de 316 yardas por pase y tres touchdowns, la ofensiva de los Browns fue aplastante. Los corredores del equipo de Cleveland corrieron todo lo que quisieron y Baker Mayfield tuvo un gran partido con 219 yardas por aire y dos pases de touchdown (y una dolorosa intercepción) que dejo el marcador 35 a 30 en favor de los Browns.


Domingo a mediodía

Desde 1993, todos los equipos que anotaron más de 39 puntos y no habían tenido una sola perdida de balón habían ganado su partido. Antes de este domingo, 440 veces había sucedido este fenómeno, hasta que llegaron los Atlanta Falcons de Dan Quinn.


De forma milagrosa, los Dallas Cowboys lograron levantarse de una desventaja de 20 puntos y ganaron el partido 40 a 39. La remontada se dio gracias a dos factores: Prescott aceptó el rol de liderazgo que le corresponde y movió a la ofensiva para anotar los puntos necesarios y la estrategia de los Falcons es un chiste.


Al medio tiempo, los Falcons ganaban el partido 29 a 10, en la segunda mitad, la defensa de Atlanta permitió que los Cowboys se acercaran en el marcador y la ofensiva, aunque logró anotar puntos, no tuvo la capacidad de terminarse el reloj y le dieron el tiempo suficiente para que los Cowboys hicieran la remontada. Para terminar el recuento de los horrores, con aproximadamente un minuto de juego, los Cowboys completaron una patada corta que permitió que el equipo de Dallas anotara el gol de campo del triunfo con el que se consumó la remontada.


En el Lambeau Field, los Lions únicamente se aparecieron en el primer cuarto de su partido contra los Green Bay Packers y fueron derrotados 42 a 21. De la mano de Aaron Rodgers y Aaron Jones, la ofensiva de los Packers atropelló a la defensiva de Detroit que solo veía como los Packers anotaban una y otra vez. Aunque el equipo de Green Bay ha derrotado a dos rivales “sencillos”, la espectacularidad de su ofensiva los coloca como serios candidatos al Super Bowl.


Los Bills, jugando a medio gas, vencieron 31 a 28 a unos Dolphins que pelearon hasta el final, pero que nunca pudieron parar a Josh Allen, que lanzó 417 yardas y cuatro pases de touchdown ni a Stefon Diggs, que atrapó ocho veces el balón, recorrió 153 yardas y anotó un touchdown.

Con una gran cantidad de jugadores lesionados, los San Francisco 49ers derrotaron fácilmente 31 a 13 a unos New York Jets que, junto con los New York Giants, son candidatos a ser el peor equipo de la liga.


Para desgracia de los aficionados de los 49ers, su defensivo estrella, Nick Bosa, se perderá lo que resta la temporada debido a que sufrió una rotura en el tendón de Aquiles. Aunque apenas van dos semanas de temporada, las lesiones han afectado de manera brutal al equipo de San Francisco que era un serio candidato al Super Bowl, pero sin sus estrellas, y jugando en la NFC West, parece complicado que puedan competir esta temporada.


Hablando de hospitales andantes, las Philadelphia Eagles fueron derrotadas 37 a 19 por los Rams de Los Ángeles que empiezan a recuperar el juego que hace poco menos de dos años los llevo al Super Bowl LIII. Las jugadas play action de Sean McVay están funcionando de nuevo, la defensiva con Aaron Donald y Jalen Ramsey juega mejor de lo esperado y Goff parece que si es el quarterback millonario que los Rams necesitan.


Con Tom Brady en los controles, los Tampa Bay Buccaneers lograron su primer triunfo de la temporada ante unas Carolina Panthers que no ofrecieron batalla al equipo de Florida. Aunque las Panthers tuvieron más yardas totales, el marcador del partido en todo momento estuvo en favor de los Bucs que no lucieron tan bien como lo esperado, pero que comienzan a agarrar confianza para las semanas siguientes.


En una de las peores actuaciones de su carrera, Kirk Cousins y sus Minnesota Vikings fueron derrotados 25 a 11 por los Indianapolis Colts. Sin mucho esfuerzo, los Colts se impusieron ante unos Vikings que parece que están en modo autodestrucción y no se ve quien sea la persona que corrija el rumbo del equipo.


Con Stephen Gotskowski fallando goles de campo, los Tennessee Titants lograron vencer 33 a 30 a los Jacksonville Jaguars y, para desgracia del universo, la “Mindshew Mania” obtuvo su primera derrota de la temporada. Los Titans dominaron durante la primera mitad del partido, pero en el último cuarto, la magia de Gardner Minshew II, acompañada de la velocidad de sus receptores, por poco logran remontar el partido, pero una intercepción en los minutos finales evitó que el “Florida Man” se llevara su primera victoria como visitante.


En un evento tristísimo para todos los que seguimos esta liga, el corredor de los New York Giants, Saquon Barkley, sufrió una lesión que lo dejara fuera el resto de la temporada. Un minuto de silencio por todos los jugadores de fantasy que lo tomaron en la primera ronda y ahora no podrán contar con él y esperamos que Barkley tenga una pronta recuperación… ¡Ah! Y los Bears ganaron 17 a 13 a los Giants.


Domingo por la tarde

En los partidos vespertinos, los Baltimore Ravens siguen demostrando que son un equipo hecho para ganarlo todo y derrotaron 33 a 16 a unos Texans que, aunque cuenten con Deshaun Watson y J.J Watt, no muestran señales de ser un equipo medianamente competitivo.


Los Arizona Cardinals regresaron a la realidad al Washington Football Team y los derrotaron 30 a 15. A pesar de ser interceptado una vez, el quarterback de los Cardinals, Kyler Murray, tuvo un juego espectacular (286 yardas lanzadas, 67 yardas por tierra y tres touchdowns totales) con el que el equipo de Arizona dominó de principio a fin al equipo de Washington.

Los Kansas City Chiefs sufrieron demasiado ante los Chargers de Los Angeles, pero gracias a Patrick Mahomes, los Chiefs se mantienen invictos en la temporada 2020. Debido a que Tyrod Taylor sufrió una lesión en el pecho antes de iniciar el partido, el quarterback novato de los Chargers, Justin Herbert, se vio obligado a hacer su debut ante el campeón de la NFL. El jugador proveniente de la Universidad de Oregón tuvo una actuación espectacular con 311 yardas por pase, un pase de touchdown y una intercepción.


La defensa de los Chargers había logrado detener a Mahomes durante casi todo el partido, pero en los minutos finales del último cuarto, el quarterback de los Chiefs consiguió primeras oportunidades importantes que significaron el empate y la remontada para el equipo de Kansas.


Sunday Night Football

El imperio de Bill Bellichick demuestra que todavía no está muerto y con Cam Newton en los controles, los Patriots son un equipo de mucho cuidado. Aunque fueron derrotados 35 a 30 por los Seattle Seahawks, el equipo de Nueva Inglaterra demostró ser muy competitivo y, principalmente, que es capaz de convertir palos de escoba en muy buenos jugadores de futbol americano.


Sobre los Seahawks, hay que decir que Russell Wilson es imparable, con los pocos segundos que su línea ofensiva puede otorgarle, al quarterback le alcanzó para destrozar a la defensa de los Pats y hacer que D.K Metcalf hiciera ver como un jugador novato a Stephon Gilmore. Además, Jamal Adams está jugando igual o mejor de lo que lo hacía en los Jets y fue fundamental para detener a los Pats en momentos importantes y, por último, que maldita necesidad de Pete Carroll de arriesgar un partido cuando lo tienes prácticamente ganado. Una pésima decisión en 3&1 por poco le cuesta el juego a los Seahawks.


Monday Night Football

El futbol americano finalmente llegó a Las Vegas y no podía estrenarse de mejor manera que con una sólida victoria de 34 a 24 de los Las Vegas Raiders en contra de los New Orleans Saints. Sin Michael Thomas, la ofensiva de Drew Bress no pudo hacer gran daño a la defensa del equipo de Las Vegas, por su parte, la ofensiva que comanda Derek Carr fue una aplanadora con Derren Waller y Josh Jacobs que tuvieron excelentes actuaciones que sirvieron para que el primer partido del Allegiant Stadium, conocido como la “estrella de la muerte”, fuera una victoria para los Raiders que, desafortunadamente, no pudieron celebrar con su afición por las condiciones sanitarias en las que vivimos en esta época de NFL y COVID-19.





Si tienes una marca, negocio o empresa y te interesa anunciarte, comunícate con nosotros y te ofreceremos un espacio publicitario en nuestro contenido multimedia.

ANUNCIATE AQUÍ

©2020 by EL FORÁNEO. 

  • Blanco Icono de Instagram