Buscar

The Blitz, Capítulo I; A pesar de los pesares, inicia la NFL

La vida ha cambiado enormemente desde que Patrick Mahomes y sus Kansas City Chiefs se coronaron campeones del Super Bowl LIV aquel lejano 2 de febrero. Más de 200 días después, el mundo es un lugar completamente distinto; el coronavirus hizo que una gran parte de la humanidad se viera forzada a quedarse en su casa por meses, pero los abusos policiales en distintas localidades de Estados Unidos provocaron movilizaciones masivas a lo largo del país.




Antes de hablar de futbol americano, es necesario mencionar la campaña de concientización contra el racismo promovida por la liga. Luego de que hace cuatro años, el entonces quarterback de los 49ers, Colin Kaepernick, comenzara una serie de protestas en contra del racismo, finalmente la NFL aceptó el problema y el comisionado Roger Goodell admitió que la liga se equivocó al no escuchar al jugador. En medio de una pandemia y una situación sociopolítica muy complicada en Estados Unidos, la mejor liga de futbol americano del mundo inició sus actividades.

Siete meses y medio después, en medio de una pandemia y una situación sociopolítica muy complicada en Estados Unidos, la mejor liga de futbol americano del mundo inició sus actividades, aunque de forma inusual; los equipos no podrán recibir público en las gradas y los jugadores no tuvieron una pretemporada “normal” que los preparara de forma adecuada para los partidos de temporada regular.

¡Se encienden las pasiones!


El primer partido de la temporada 2020 fue perfecto para que el MVP del Super Bowl LIV, Patrick “Half Billion” Mahomes, y sus Kansas City Chiefs lucieran imponentes ante unos debilitados Houston Texans. Aunque los Texans comenzaron ganando el partido, la magia de Mahomes y sus compañeros se impusieron ante unos Texans que no ofrecieron mayor competencia al reinante campeón de la NFL. El jugador del partido fue el corredor novato de los Chiefs, Clyde Edwards-Helaire, quien tuvo una espectacular actuación con 138 yardas terrestres y un touchdown.

En la primera jornada de juegos dominicales de mediodía, Aaron Rodgers y sus Green Bay Packers tuvieron un partido dominante ante los Minnesota Vikings. A pesar de que durante la offseason se criticó a los Green Bay Packers por seleccionar en la primera ronda del Draft al quarterback Jordan Love en lugar de un receptor que ayudara a Rodgers, el quarterback de 36 años demostró que está más vigente que nunca. Ante una defensiva complicada, como la de los Vikings, Rodgers tuvo un partidazo; lanzó 364 yardas y 4 touchdowns que aseguraron la victoria de los Packers por 43 a 34.


Los Las Vegas Raiders iniciaron su historia en la NFL con una victoria de 34 a 30 sobre las Carolina Panthers. Las dos ofensivas tuvieron buenas actuaciones, pero al final del día las tres anotaciones del corredor de los Raiders, Josh Jacobs, marcaron la diferencia para darle la primera victoria de la temporada a los malosos.


De manera heroica, Mitchell “perdónanos no sabíamos lo que decíamos” Trubisky inició la temporada con una solida victoria de 27 a 23 contra los Detroit Lions. Respaldado por la espectacular defensa de los Bears, Trubisky encabezó la remontada de 21 puntos con la que el equipo de Chicago derrotó a los Lions.


Con aproximadamente 20 mil aficionados, los Jacksonville Jaguars sorprendieron a los Indianapolis Colts que fueron derrotados 27 a 20 con una extraordinaria actuación del equipo que cuenta con el quarterback con el mejor bigote de Florida, Gardner Minshew. Para desgracia de los Colts, Philip Rivers salió en modo autodestrucción y, aunque lanzó para 363 yardas y 1 touchdown, regaló el balón en dos ocasiones a la defensiva de Jacksonville.


Dos de los mejores equipos de la conferencia Americana, los Buffalo Bills y los Baltimore Ravens, no batallaron para despachar a sus rivales divisionales. Los Bills se impusieron 27 a 17 ante los New York Jets y los Ravens dominaron a placer a unos Cleveland Browns que únicamente pudieron anotar un touchdown y que fueron incapaces de contener la espectacularidad del MVP de la temporada pasada, Lamar Jackson.


En un auténtico duelo de pistoleros, los Seattle Seahawks derrotaron 38 a 25 a los Atlanta Falcons. Entre Matt Ryan y Russell Wilson tiraron nada más y nada menos que 89 pases. Ryan lanzó para 450 yardas, 2 touchdowns y 1 intercepción. Sin embargo, Wilson se llevó la noche con sus 322 yardas, 4 touchdowns y un 88% de efectividad en sus pases.


Para quienes creíamos que el imperio había muerto, los New England Patriots de Bill Bellichick y Cam Newton demostraron que, por ahora, seguirán vigentes y, ante unos decepcionantes Miami Dolphins, el equipo de Foxborough se alzó con la victoria de 21 a 11.


A pesar de todos los escándalos extra-cancha en los que el Washington Football Team estuvo involucrado a lo largo de la offseason, su debut en los emparrillados fue magnifico. Iniciaron el partido perdiendo por 17 puntos, pero la línea defensiva detuvo por completo a la ofensiva de las Eagles y ayudaron a la ofensiva dirigida por Dwayne Haskins para que pudieran anotar 27 puntos sin respuesta y le dieran la primera victoria al equipo de Washington.


El esperadísimo partido entre los Tampa Bay Buccaneers de Tom Brady y los New Orleans Saints de Drew Brees terminó con una contundente victoria de 34 a 23 para el equipo de Nueva Orleans. Tom Brady fue presionado por una defensa de los Saints que le interceptó el balón en dos ocasiones y que mantuvo en constante presión al quarterback de 43 años. Por su parte, la ofensiva de Brees no tuvo problemas contra de la defensa de Tampa que apareció por algunos momentos, pero conforme avanzó el partido fueron incapaces de detener los ataques de Alvin Kamara, Taysom Hill y Drew Brees.

El debut de Burrow con los Cincinnati Bengals fue menos espectacular de lo esperado. Si bien es cierto que el quarterback hizo todo lo posible por darle la primera victoria a su equipo, el pateador de los Bengals, Randy Bullock, sufrió una lesión que provoco que fallara el gol de campo que empataría el partido y con eso los Chargers aseguraron una sufrida victoria de 16 a 13.


Los subcampeones del Super Bowl LIV, los San Francisco 49ers, tal y como lo hicieran en aquel partido de febrero, fueron incapaces de conservar una ventaja de 10 puntos en los últimos minutos del partido y fueron vencidos 24 a 20 por los Arizona Cardinals. En la primera mitad, la defensa de San Francisco dominó a los Cards, pero en la segunda mitad Kyler Murray y DeAndre Hopkins jugaron de forma impresionante y lideraron la remontada ante unos 49ers que todavía resienten la derrota del Super Bowl.


El partido estelar de la noche enfrentó a los “super” Dallas Cowboys contra los Rams de Los Angeles y su hermosísimo nuevo estadio. Aaron Donald, Jalen Ramsey y los muchachos de la defensiva de los Rams simple y sencillamente pasaron por encima de unos Cowboys que, aunque no jugaron tan mal, se quedaron muy lejos de las expectativas que generaron en la offseason.


En la doble cartelera de lunes por la noche, los Giants se toparon al espíritu de la cortina de acero y perdieron 26 a 16 contra los Steelers. Por su parte, los Titans se dieron el lujo de fallar 4 goles de campo para derrotar 16 a 14 a unos Denver Broncos que no extrañaron a Von Miller, pero que necesitaran ajustar su ofensiva si es que desean ser competitivos esta temporada.




Si tienes una marca, negocio o empresa y te interesa anunciarte, comunícate con nosotros y te ofreceremos un espacio publicitario en nuestro contenido multimedia.

ANUNCIATE AQUÍ

©2020 by EL FORÁNEO. 

  • Blanco Icono de Instagram