Buscar

Opinión | La Liga de la Justicia de Zack Snyder | La importancia de la visión creativa

Título original: Zack Snyder’s Justice League. Director: Zack Snyder. Reparto: Gal Gadot, Ray Fisher, Ezra Miller, Henry Cavill, Jason Momoa, Jared Leto y Ben Affleck. Fecha de Estreno: 18 de marzo de 2021 (MX)

Cortesía: FayerWayer

Prólogo


Después de casi 4 años y una campaña mediática para que esta película viera la luz, finalmente se ha estrenado la versión de Zack Snyder de la Liga de la Justicia. Y a pesar de que tanto esta versión como la de 2017 de Joss Whedon compartan la misma premisa, la ejecución en cada una de estas es lo que dio diferentes resultados. ¿Por qué?



Parte I No cuentes con ello, Zack


Cortesía: Primicias

Tendrías que haber vivido bajo una piedra los últimos 15 años para no estar enterado de que el género de superhéroes prácticamente domina la taquilla a nivel mundial y esto ha provocado para una parte de la audiencia sienta una saturación de estas películas, tal y como sucedió con el género western a finales de los años sesenta. Por otra parte, la desgastada fórmula Marvel ha llevado a muchos espectadores a considerar estas mega producciones como mero entretenimiento palomero y otra opción para mantener quietos a sus niños, es decir, a pesar del gran fandom que es apasionado de estas películas, lo cierto es que mucha gente de éste va al cine a verlas con la intención de relajarse con una trama simple y divertida.


Con eso último, cuando películas como Man of Steel (2013) y Batman v Superman(2016) se estrenaron, la audiencia no tomó con agrado estas historias en las que se tomaba seriamente un género al que se habían acostumbrado a verlo simple y cómico; como si fueran incompatibles la seriedad y los superhéroes en el cine. Warner Studios no supo cómo lidiar con las severas críticas y decidió ajustarse a lo convencional y lo ya establecido por Disney con su universo cinematográfico, este cambio de ambiente para las películas hacía lucir al universo extendido de DC como inestable.


Es aquí donde entra un conflicto de intereses entre Zack Snyder y los ejecutivos de Warner, pues mientras el director quería mantener una estética oscura y seria para la narrativa central de este nuevo universo, la compañía no quería arriesgarse a fracasos en taquilla por una historia que, a su parecer, muy pocos entenderían y disfrutarían. Sumado a eso, la trágica perdida de su hija hizo que Snyder dejara la última parte de la trilogía que había estado construyendo desde 2013. El estudio aprovechó su salida para “acomodar” el estilo del filme, con ello, Joss Whedon entregó su versión de Justice League en 2017. Pero ese es el contexto del SnyderCut que todos conocemos.



Parte II Tomando a los superhéroes MUY en serio


Cortesía: Hobby Consolas

Podría parecer excesivo el tiempo de duración, pero lo cierto es que cada minuto de esta versión de Justice League tiene un peso argumental gigantesco para el desarrollo de todos los personajes. Es impresionante como algunas escenas que ya habíamos visto en la versión de Whedon, con sólo agregar o quitar algunos diálogos o tener una banda sonora diferente, estas cambian completamente su significado.


Si bien es personal lo que Batman, Superman, Wonder Woman, etc., signifiquen para cada uno, lo cierto es que Snyder comprende y venera lo que representan los superhéroes, no sólo en la cultura pop, sino también para las personas que se dedican a escribir, dibujar, leer y analizar sus historias, pues entiende que el arte de donde vienen, los comics, no son mero entretenimiento infantil, sino que han dejado huella desde su concepción y hoy en día lo siguen haciendo.


Tiene muy presente la gran representación femenina que es la Mujer Maravilla en todo el mundo, y decide darle a ella y al resto de las amazonas un empoderamiento épico y genuino en la gran pantalla, por mencionar un ejemplo. No escatima en las escenas violentas o la sangre que se muestra, pues no le interesa contar una historia para toda la familia, sino una que tenga sentido y coherencia con la narrativa que propone, que por un momento olvides que los buenos deben de ganar al final y pienses más en el costo que conllevará esa victoria y las consecuencias a futuro.


En esta película, el director se toma su tiempo para presentar a los nuevos personajes con sus respectivos trasfondos, nos hace entender qué es lo que los motiva y cuáles son sus razones para luchar en equipo. Desarrolla la necesidad de Batman por redimirse, la enajenación de Aquaman por mantenerse al margen, la frustración de Flash por no saber cómo sacar a su padre de la cárcel, la crisis emocional y existencial de Cyborg al ya no ser totalmente humano, etc. Nos muestra conflictos, fortalezas y debilidades muy reales en los protagonistas para que se diferencien unos de otros, al mismo tiempo que conserva sus personalidades.


El villano adquiere más peso narrativo y tiene una motivación mucho más definida y concisa. Las secuencias de batallas son fluidas y agradables a la vista e incluso en estas mete fanservice sin hacerlo lucir exagerado o fuera de lugar. También vemos como conecta esta última película con algunos elementos de Batman v Superman (2016), para terminar de unirlas y así le dan sentido a lo que muchos pensaron sólo eran escenas de sobra en esa cinta. Es decir, se nota que todo estuvo pensado desde un inicio en desarrollarse así y que lo único que debía hacer la audiencia, era ser paciente.


Muchos de los personajes que en la versión de 2017 parecía que estaban de sobra o no aportaron gran cosa, como Cyborg, Aquaman o Flash, en este corte cobran mayor relevancia y son piezas clave para la resolución de la trama, incluso tienen las mejores escenas de la cinta (lo que da mucho en que pensar con el caso de Ray Fisher, ya que ahora queda claro que Whedon, deliberadamente redujo sus escenas al mínimo). Se elimina por completo el humor absurdo y escenas sexualizadas, deja de lado una ambición monetaria mediante tramas simplonas y secuelas desmedidas con infinitos cameos, para mostrar lo que desde un principio debió ser: una historia de superhéroes que se toma en serio así misma.


Sin embargo, por más que la versión de Snyder sea todo lo que soñamos, tiene un gran problema…


Parte III Modo Streaming: ON


Cortesía: Vandal

Lo cierto es que, a pesar de lo mucho que queramos defender el argumento de que las películas se deben ver en el cine o que lamentemos no haber podido ver esta versión en la pantalla grande, lo cierto es que, si HBO y Warner no se hubieran unido para lanzar su plataforma de streaming, HBOmax, probablemente el SnyderCut nunca hubiera visto la luz.


Esto es porque una producción titánica de tal duración y narrativa pesada habría sido insostenible para el estudio en las salas de cine, y más con una mayoritaria audiencia que sigue siendo indiferente a historias con enfoque serio en el género de superhéroes. O sea, este corte del director es algo que sólo los fans querían, no el público en general. Esto supondría más películas que tomen a estos personajes más que como un desfile de actores guapos en mayas con la esperanza de recuperar ganancias con las suscripciones de HBOmax. Sin embargo, la competencia entre servicios de streaming es un nuevo negocio que apenas será explotado.


Al final de cuentas, a pesar de que La Liga de la Justicia de Zack Snyder es una película asombrosa en el género de superhéroes, bien dirigida, escrita y que vale cada segundo, lo cierto es que hay una línea delgada entre que sea un producto de nuestro tiempo o que sea el comienzo del retomo del rumbo original del universo DC en el cine. Todo dependerá de nuestras exigencias como audiencia y de qué tanto los estudios subestimen el potencial de ciertas ideas sobre las ganancias a corto plazo.


Epílogo


Ya desde el punto de vista de un fanático de las historietas, así como del cine en general, es muy satisfactorio ver como una película puede representar algo más que un fandom o ganancias en la taquilla. Esta versión de Zack Snyder representa una visión artística y autentica de lo que un personaje, una historia o una persona puede significar en nuestras vidas. Es un claro ejemplo de que el estilo, en este caso de dirección, no tiene que ser del agrado de todos. La visión creativa es por mucho lo más importante y lo que da vida e identidad a las ideas. A final de cuentas el dinero no importa, lo que importa es enviar el mensaje.



“TODOS MORIMOS. LA META NO ES VIVIR PARA SIEMPRE, LA META ES CREAR ALGO QUE LO HAGA.”

- Autumn Snyder