Buscar

Opinión | Conflicto histórico entre Israel y Palestina: la mentira de la tierra prometida


El conflicto israelí-palestino es el conflicto social y armado en curso entre israelíes y palestinos que se remonta a principios del siglo XX.​ || Imagen: Revista El Medio

La comprensión del conflicto entre el Estado de Israel y Palestina requiere de un análisis económico y político. Lo que mueve los conflictos sociales bélicos son la riqueza y el poder, ya que los discursos existen solamente para justificarlos, por lo anterior es la razón por la que la historia entre el conflicto palestino israelí no debe ser tomado a la ligera, ya que intervienen dichos intereses. Además, debido a la particularidad de esta frontera, el conflicto no solo es geopolítico, sino también ideológicos. Hay tres religiones diferentes en el mismo espacio geográfico: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.


La colonización del territorio palestino a menudo es justificada por discursos que ocultan los verdaderos intereses políticos, ya que son las herramientas de las intenciones de las personas, en la política y geopolítica se encuentran muy malas intenciones en los discursos.


Comúnmente se alude a una “Tierra prometida” Mencionada en la Biblia hebrea o en el Antiguo Testamento para apoyar el argumento de la ONU cuando cedió las tierras que ya estaban ocupadas. Sin embargo, este argumento no tiene ningún valor probatorio, ya que según Emanuel Pfoh “el método historiográfico crítico sostiene que el pasado de Israel, evocado en la Biblia, no es histórico sino mítico”. Esta idea también es reflejada en los hallazgos históricos y arqueológicos de los autores Israel Finkelstain y Neil Asher Silberman en su obra “La Biblia desenterrada”, en donde desmienten muchos hechos relatados en la biblia, debido a que no se encontraron vestigios en donde ocurrían los fenómenos mencionados en las lecturas bíblicas “Donde se da un fenómeno, hay vestigios”.

La ocupación israelí en el territorio palestino || Imagen: Federación Palestina de Chile

La disputa, que lleva décadas sin la posibilidad de ninguna solución pacífica, favorece al Estado Israelí por todo el apoyo estadounidense. Los derechos del pueblo palestino han sido aplastados e ignorados desde que comenzaron los enfrentamientos. La ONU declaró en 2011: “Los palestinos que viven en los territorios ocupados por Israel desde 1967 sufren una violación sistemática de sus derechos humanos...”.


Claro, esto no quiere decir que todos los judíos estén del lado del movimiento sionista, pero es lamentable el observar la injusticia de esta frontera en donde, de acuerdo con muchas ONG´S, se calcula que la cuenta de muertos es de 51 mil personas; la gran mayoría son del pueblo palestino debido que su única fuerza militar son los ciudadanos sin gran armamento militar. Por otra parte, los sionistas tienen una de las mejores fuerzas militares, aparte del respaldo mediático de los Estados Unidos, que cataloga como terroristas a todos aquellos que no se alinean a sus políticas, y utilizan ese discurso como pretexto para la intervención a otros países.


Es inaudito este tipo de aprovechamiento hacia un pueblo desprotegido que ha habitado esa zona geográfica más tiempo que los judíos. No hay ningún derecho sobre esa tierra.


A pesar de la desigualdad, los palestinos han liderado movimientos para su liberación demostrando así su gran identidad nacional que muchos ciudadanos en otras naciones le hace falta para defender su patrimonio de las intervenciones políticas, económicas y militares en sus países.