Buscar

¡Lejos, pero no ausentes!



Más de cincuenta personas apoyaron la Jornada Cultural de Apoyo al Paro Nacional de Colombia frente al monumento a Benito Juárez. El evento político cultural organizado por el grupo Colombianos en Juárez- El Paso tuvo como objetivo apoyar a los colombianos que están resistiendo la fuerte represión gubernamental por las protestas debido al aumento en el IVA de los productos y servicios básicos en medio de la crisis sanitaria por la COVID-19.


Bajo un sol abrasador y un calor que rebasó los 30 grados centígrados, decenas de trabajadores, profesores y estudiantes procedentes de Colombia le quitaron el aspecto desolado y sucio a la explanada. La resistencia de nuestras hermanas y hermanos latinoamericanos ya alcanzó nuestra tierra fronteriza.


A las 3 PM. ya se apreciaban desde lejos las banderas colombianas; minutos más tarde, las rejas grises que protegen a la estatua del benemérito de las américas fueron adornadas con pancartas coloridas que pusieron colectivas feministas e integrantes del contingente para enviar mensajes de apoyo y de repudio los crímenes de Iván Duque Márquez en contra de la población civil harta de tanta miseria.


A las 4 de la tarde nuestro centro histórico tan olvidado y hasta despreciado por nuestras autoridades le perteneció a quienes pudieron encontrar refugio de los asesinatos, las desapariciones e incluso la censura del gobierno de Duque que Facebook, Instagram y You Tube decidieron apoyar. Las venas de américa están cada vez más abiertas y hoy Colombia está muy malherida... pero la sangre de los mártires llegó hasta nuestros lares.


A pesar de que no había nada que celebrar, en la tarde del domingo no todo fue tan malo, pues una cosa ya está más que clara: Colombia no está sola. Diversos grupos de mujeres pertenecientes al Movimiento Feminista de Ciudad Juárez decidieron sumarse. "su dolor es nuestro dolor", dijo una manifestante feminista.


A las cinco de la tarde, mientras a miles de kilómetros en Bogotá, Cali, Cúcuta, Pereira y Santa Marta el ejército se organizaba para realizar más embestidas, la filósofa y poeta Nutola Vida conmovió a muchos fronterizos con su poesía.


“Ven, te calmo la mente

Te digo mi gente

Te cuido en presente y te abrazo sin ese

Hijueputa presidente”.

-Ven, te cuido. Nutola Vida.


Posteriormente Bracho Meza narró el cuento Los ojos del río, acompañado de las melodías melancólicas jazzeras de un saxofonista cuyas notas musicales trasladaban el pensamiento a las cuencas y selvas del país cafetalero.


A las 8 de la tarde finalizó el espacio para los poemas, cuentos y otras reflexiones. Sonó la canción “El aguante”, de Calle 13 ; fue entonada por casi todos los presentes. Las cumbias tampoco faltaron e hicieron bailar a los personas, porque aquí, en américa, se lucha y se baila en todo momento.





Antes de finalizar, hubo un minuto de silencio por las víctimas de la tragedia aun cuando el viento impidió que las velas fueran encendidas. También los organizadores anunciaron los eventos próximos para exigir el cese de la guerra contra la clase obrera.