Empatía y responsabilidad, ejes fundamentales rumbo a la legalización #LaMotaNoMata



Ayer por la tarde se llevó a cabo la tercera edición de la Marcha Cannabica en Cd Juárez, al tiempo que también se realizaba en CDMX y otros estados del país. La cita fue en la Plaza San Lorenzo donde inició el recorrido hasta llegar al Parque Borunda. Al evento asistieron alrededor de 50 personas que marcharon acompañados de pancartas y consignas en favor de la despenalización del uso de cannabis y sus procesos de cultivo.


Fotografias por María Fernanda Espinoza

La marcha fue pacífica y no se registró ningún incidente, había gente bailando, sonriendo, generando unidad dentro de los participantes y por supuesto, también había gente fumando. Se podría decir que todo lo ocurrido ahí rayaba en la empatía y una sana convivencia.


A la marcha no solo asistieron promotores del uso lúdico de la planta, también se encontraban ciudadanos con diversos padecimientos que encuentran en la marihuana la solución más económica y efectiva. Algunas de ellas mencionaron que optan por el auto cultivo, debido a las grandes incógnitas que hay en los productos obtenidos mediante el narco menudeo, que a pesar de la ambigüedad se ha convertido en la principal fuente de cannabis para el ciudadano común.


No se puede negar que el ambiente que se genera en estas marchas siempre es a favor de la unidad y sobre todo de la libertad, ya sea en el desarrollo de la personalidad o en el estilo de vida que uno desea llevar, siempre que se respeten los derechos de las demás personas.



El problema se presenta de forma un poco más tenue, una especie de apatía hacia el sector que más ha sido vulnerado por décadas de políticas de prohibición: los ciudadanos que requieren un uso medicinal. Y esta apatía no viene círculos externos (aunque existe, y es muy fuerte), sino desde consumidores que durante años han comprado, aunque sea en mínimas cantidades, proveniente de algún cartel, alimentando sus cuentas y apoyando que las corrientes de efectivo nunca se detengan. Si la mariguana que se consume no proviene del autocultivo, caemos en una actitud autodestructiva, pues terminamos financiado los intereses y el prohibicionismo que se pretende erradicar.


Y todo este problema se quedaría en un simple malestar moral, pero no podemos negar que llenamos de obstáculos el camino para que las personas que por cuestiones de salud la necesitan sean beneficiadas con legislaciones claras, pues el uso medicinal está despenalizado desde 2017, sin embargo, no se ha pronunciado su reglamentación.


#LaMotaNoMata

Por supuesto que esto solo es señalar a un pequeño participante (el consumidor) dentro circulo económico que representa el narcotráfico, pero tampoco se puede negar la inmensa importancia que tiene este dentro del mencionado proceso. Sé que es importante promover el uso recreativo, sobre todo para erradicar el prejuicio que cae sobre los consumidores y también porque debería ser un derecho, pero ¿lo estamos haciendo de la manera correcta? Tengo simpatía con la marcha y creo que será más grande su poder de convocatoria, pero me resulta inquietante ver como se protesta, a la par que se exhala humo manchado de sangre.



Si tienes una marca, negocio o empresa y te interesa anunciarte, comunícate con nosotros y te ofreceremos un espacio publicitario en nuestro contenido multimedia.

©2020 by EL FORÁNEO. 

  • Blanco Icono de Instagram