Buscar

Crítica | Mortal Kombat | El resultado de limitar tu propio potencial: decepcionante

Título original: Mortal Kombat. Director: Simon McQuoid. Reparto: Joe Taslim, Jessica McNamee, Hiroyuki Sanada, Lewis Tan, Ludi Lin, Mehcad Brooks, Josh Lawson, Tadanobu Asano, Max Huang y Chin Han. Fecha de Estreno: 15 de abril de 2021 (MX)

Cortesía: Cineverso

Luego de 25 años sin volver a la pantalla grande (MK: Aniquilación no cuenta), este año llega a nosotros el torneo más sangriento, brutal e icónico en la historia de los videojuegos… o al menos eso nos prometían. Pero vamos por partes para describir lo que fue Mortal Kombat 2021.

La historia sigue a Cole Young (Lewis Tan), un luchador de artes marciales mixtas que, tras descubrir su linaje de guerrero, deberá participar en un sangriento torneo de artes marciales para proteger a la Tierra de la invasión del Mundo Exterior.



Round 1


Cuando tienes en tus manos una saga de videojuegos con casi 30 años, con personajes ya establecidos con trasfondos profundos y personalidades carismáticas, una historia simple, pero con las suficientes variantes para hacer, no sólo una película, sino toda una saga (hasta un universo cinematográfico si quieres), ¿cómo puedes arruinarlo? Bueno, la respuesta a eso nos la entregan los cinco guionistas con esta cinta.


Por más que uno vaya al cine con la idea de sólo entretenerse con una historia de combates, sangre y poderes especiales, lo cierto es que eso no excusa el pobre desarrollo de personajes, trama aburrida y pésima adaptación que es Mortal Kombat (2021). Lo único decente que casi consigue entregar a nivel narrativo es la historia de rivalidad y venganza entre los personajes de Sub-Zero (Joe Taslim) y Scorpion (Hiroyuki Sanada), y es un “casi”, porque deja muchos cabos sueltos que no permiten que alguien que no sepa de los juegos pueda entender. Sin embargo, si la película se hubiera enfocado sólo en ellos dos, habría sido mucho mejor.

Cortesía: Premiere

A excepción de la escena inicial, el resto de la película es perezosa y no se arriesga a explotar todo el potencial que una franquicia como Mortal Kombat tiene de sobra. Abusa de los diálogos explicativos, pero no desarrolla ninguno de los arcos de los personajes; en un momento tienen un motivo y al otro sólo cambian de opinión por conveniencia del guion. Esto reduce a muchos de ellos a meros personajes secundarios y otros a personajes de sobra que sólo justifican su aparición con más diálogos expositivos y explicativos, así como para posar y fanservice.


Utiliza elementos de los videojuegos para hacer felices a los fans, pero quedan tan mal puestos que los convierte en huecos argumentales. No sabes en qué momento hay sujetos apoyando al villano, de dónde vienen, etc. Sí, si has visto los juegos sabes todo eso de ante mano, pero una cosa es el videojuego y otra una película y en esta queda ridículo y forzado por la falta de contexto.

Cortesía: Premiere

Lo único rescatable son las estupendas coreografías y secuencias de batalla. Todo el cast de la cinta es estupendo y se nota su entrega por sus personajes y la gran química entre ellos para lograr secuencias fluidas y realistas. De hecho, la película en sí no le hace justicia al gran trabajo de los actores.


Round 2


Si bien como película es mediocre, como adaptación es terrible. Ahora saben los fanáticos de Mortal Kombat lo que sintieron los de Resident Evil.


Este filme decide ignorar todas las posibles historias de las distintas entregas de Mortal Kombat para contar la propia, lo cual no sería algo malo, si tan sólo la que contaran tuviera coherencia y no abusara de los clichés.


El personaje de Cole es relevante para la trama, pero no tiene ningún tipo de carisma o personalidad, la cual se reduce a sólo ser el protagonista y se siente más como un reemplazo de Johnny Cage. Otras míticas rivalidades como la de Sonya y Kano, son ignoradas y despojan a dichos personajes de sus personalidades para convertirlos en simples parodias de sí mismos. Otros ejemplos, Liu Kang pasa de ser el mítico héroe shaolin a un simple intento de Miyagi para que avance la historia. Raiden deja de ser un sabio dios y maestro, para convertirse en un insufrible y pedante elemento de poder que sólo dilata la trama, etc.

Cortesía: Premiere

Los escenarios son pobres y simples, no tienen nada que los haga distinguirse, mucho menos parecido alguno con los vistos en los videojuegos. La banda sonora de la película es prácticamente nula, o si tuvo ni se nota, carece completamente del elemento épico y hace que toda la cinta tenga un ritmo lento y aburrido. Los momentos emotivos que intenta construir son muy anticlimáticos y los “chistes” muy inapropiados y ridículos.


Finish it!


Cortesía: IMdb

Al final, Mortal Kombat de 2021 se une a la lista de malas adaptaciones de videojuegos que pasará sin pena ni gloria, cuyos escritores y director consideraron que era más importante hacer referencias y guiños al material original, así como abusar de las libertades de la clasificación C para llamar la atención, antes que contar una buena historia. Debieron consultar con los dioses antiguos antes de dar luz verde a un proyecto tan simplista y decepcionante. Por dejarlo muy claro, la versión de 1995 de Paul W. S. Anderson es mucho mejor y es el mismo que adaptó Resident Evil.



FATALITY