“Bottle Rocket” La excéntrica aventura de Wes Anderson

Textos para pasar la cuarentena



En 1993 Wes Anderson estaba en sus veintes, y junto con sus amigos, los hermanos Owen y Luke Wilson, realizó un corto llamado “Bottle Rocket”. Luego de que Anderson y sus amigos presentaran el cortometraje en el “Festival de Sundance” en 1994, una productora decidió que sería buena idea que ese pequeño producto se convirtiera en una película. Así fue como en 1996 se estrenó “Bottle Rocket”.


La película empieza cuando Anthony, Luke Wilson, sale de un hospital psiquiátrico en el que él se internó voluntariamente para reunirse con su amigo Dignan, Owen Wilson. Dignan tiene un plan de vida junto con su amigo en el que se incluye un gran robo. Luego de que ambos, junto con su amigo Bob, roban una biblioteca, esperan formar parte de un grupo de ladrones.

En la película se desarrolla una historia simple y hasta cierto punto parece que no pasa mucho. Pero es se debe a que es una extensión o “remake” de un cortometraje. En realidad, el material de origen no da para una película de más de dos horas. Si Anderson hubiera querido, la habría podido alargar, pero no era necesario.


A pesar de que en su debut como director Anderson no presenta una estética particular como en sus futuros trabajos, sí aprovecha los pocos escenarios en los que pudieron grabar para que se vieran lo más impecablemente posible. Esto se nota más cuando los amigos llegan a un motel para ocultarse unos días. Anderson aprovecha los colores que hay en la estructura del hotel para hacer que se vea llamativo.

Un gran acierto de la película es que a través del diálogo se nos da a entender ciertas claves que permiten entender la conducta de los protagonistas. Es muy bueno que Anderson y el coescrito Owen Wilson se tomaran el tiempo de explicar por qué actúan de cierta manera.

Para explicar mejor lo anterior, es necesario repasar algunas acciones de Anthony y Dignan, y qué implican.


Al inicio de la cinta, Anthony le menciona al médico que lo trató en el hospital psiquiátrico que su amigo Dignan no se dio cuenta de que se internó en un hospital voluntario, y que por eso debe de bajar de su habitación con una cuerda hecha de sábanas atadas. En principio no parece que Anthony realmente tenga alguna psicosis o alguna condición mental seria para que esté internado.


Luego del primer robo, los tres protagonistas deciden esconderse en un motel. En ese lugar Anthony ve por primera vez a Inés, una conserje paraguaya. Él se asoma desde la piscina para verla, en esa toma hay un acercamiento que remarca su enamoramiento.

La atracción de Anthony hacia Inés es tal que va a buscarla al motel inmediatamente después de que Dignan le dice que está feliz de que esté enamorado de ella. Hay un “travelling” llamativo en el que se muestra cómo recorre los pasillos.




En el minuto 55 del filme, después de un enfrentamiento con Dignan, Anthony le escribe una carta a su hermana en la que le dice que en la escuela no se tomó el tiempo de aprender otro idioma. A pesar de que Inés no quiso irse con él, Anthony aún la quiere, y se lamenta por no poder superar la barrera del idioma que se interpuso entre ambos.

En cuatro escenas el personaje de Anthony pudo haber mostrado algunos signos de deterioro emocional, pero eso no sucede en la cinta; o al menos no en cuadro. Es curioso ver cómo es que el tipo que se supone estuvo en un hospital psiquiátrico es el más autosuficiente de los personajes principales. El mismo Dignan es el que parece que está realmente loco.


Es interesante ver cómo actúa Dignan en la historia. En principio parece que él no es capaz de pensar en las consecuencias de sus actos. Luego, a partir del segundo tercio de la película, se deja entrever que sí es capaz de ver más allá, solo que a él no le interesan mucho las consecuencias que podría enfrentar en caso de que sus planes no funcionen.

Otra cosa sobresaliente del personaje es que ve en el señor Henry, un jefe de una banda de ladrones, un modelo a seguir. En el minuto 21 de la cinta, casi inmediatamente luego de que se introduzcan a los personajes, le dice a Anthony que formar parte de su organización fue el mejor trabajo que tuvo. Incluso antes de todo eso, en el minuto 11, Dignan afirma que aprendió más en los dos meses que pasó junto con el señor Henry que en quince años de estudios académicos. Claro que se podría afirmar que él solamente mentía debido a que es propenso a mentir. Sin embargo, cuando se trata de su exjefe no recurre en las mentiras; ni siquiera en las ocasiones en las que trata de convencer a Anthony de seguir adelante con sus planes.

Dignan es el mejor personaje de la película porque aparentemente es el loco idiota que podría aparecer en cualquier comedia, pero es más que eso. Es un tipo que busca su lugar en el mundo a la vez de que quiere ser una persona similar a su figura paterna, el señor Henry. Como audiencia cualquiera podría simpatizar con él porque es carismático, además de que no teme ser transparente con respecto a lo que siente o lo que piensa. Es alguien que, de no ser porque claramente tiene problemas mentales, cualquiera lo querría tener de amigo.



“Bottle Rocket” es una buena película, y sirve como ejemplo de que con diálogos entretenidos y un desarrollo de historia interesante, se puede hacer mucho. Nada mal para ser el filme debut de un director tan llamativo como Wes Anderson. Es importante hacer la aclaración de que hay que encontrar un momento oportuno para verla. No es una cinta para verla una tarde cuando se está aburrido o con un grupo de amigos a pesar de que sea una comedia. Como tal es disfrutable, pero es mejor si se le ve sin ninguna distracción. De esa forma se pueden apreciar mejor algunos detalles como el cambio de movimientos de cámara de “travelling” a paneos en la escena en la que Dignan quiere escapar de la policía.

No es seguro que esta sea la película la adecuada para empezar a ver películas de Anderson, pero definitivamente se tiene que ver para entender mejor cómo se las arreglaban los cineastas independientes de los noventa para realizar cintas con poco presupuesto.





Si tienes una marca, negocio o empresa y te interesa anunciarte, comunícate con nosotros y te ofreceremos un espacio publicitario en nuestro contenido multimedia.

©2020 by EL FORÁNEO. 

  • Blanco Icono de Instagram