Opinión | Asesinato a estudiantes: El inocente desgobierno



Localizaron en la alcaldía de Xochimilco el cuerpo de Norberto Ronquillo de 22 años quien hace días fue reportado como desaparecido al salir de clases. Se sabe que el estudiante antes de salir, le envió un mensaje a su novia para informarle que visitaría a sus tíos, quienes posteriormente reportaron que recibieron una llamada por parte de sus raptores quienes exigían dinero a cambio de su libertad. A pesar de que la familia pagó el rescate no se impidió su asesinato. El joven, era estudiante de Mercadotecnia en la Universidad del Pedregal y colaboró como rescatista en el sismo del 19 de septiembre de 2017 .



Tomada de imternet

El asesinato de Norberto nos llena una vez más de rabia e impotencia, porque con la perdida de otro compañero se ha evidenciado (de nueva cuenta) que las autoridades, quienes deben de brindar si quiera la garantía de que se respete el derecho de toda vida han decidido continuar con la política del abandono.


Tras el asesinato de Dana Lizeth Lozano, se logró unir a miles de universitarios, quienes incluso pararon labores académicas para ser escuchados y concientizar a la comunidad. Lamentablemente esto no está ni cerca de parar. Nos hemos convertido en espectadores de primera fila para contemplar la masacre en la que sobrevivir se está volviendo un mérito.


Es obvio que las autoridades se han visto rebasadas ante todo tipo de violencia. En vez de la esperanza sólo queda una sensación de miedo pues están matando a todo tipo de personas sin deberla ni temerla. No importa si es el PRI, PAN O el supuesto Independiente; hoy da miedo si quiera mirar por la ventana. A no ser que con Independiente se refiera a la independencia de cumplir con sus labores… En ese caso ya tenemos al presidente más honesto de la historia.


Ya ni de los baches, la falta de iluminación, las inundaciones o las condiciones tan precarias de trabajo son motivo de tanto descontento con tanto asesinato. !Qué se joda la prole¡ ¿no? Sólo se acuerdan de los pobres cuando hay elecciones, pero unas vez que votan ni los cuerpos son capaces de encontrar.


Hay que dejar de creer en las tan cínicas campañas de los políticos quienes no van a acabar con la miseria, pues sin pobres no hay ricos y sin miseria no hay capitalismo. Las personas ya no exigen sus derechos a pesar de observar cómo se han convertido en seres sin ninguna protección; no obstante quienes viven de la miseria de la gente también han comenzado a verlos como seres sin derecho alguno. Es absurdo que quienes paguen las consecuencias del abandono sean quienes eligen mantener la buena vida de tan grotescos charlatanes, pero claro. No se puede esperar mucho de una sociedad tan dividida que critica más a los compañeros que se unieron contra la violencia que a los propios asesinos.


El caso de Dana y del estudiante de CUDA que fue abusado por quienes se supone debieron protegerlo, lograron empatizar y unir a algunos estudiantes de la UACJ. Se pueden lograr grandes cosas con estos actos tan sencillos, pero aquellos que no piensan aportar con algo al menos deberían tomarse la molestia de no estorbar ni atacar a quienes si salen a marchar y a exigir por una vida sin miedo, la cual se ha normalizado por muy preocupante que parezca.



Si tienes una marca, negocio o empresa y te interesa anunciarte, comunícate con nosotros y te ofreceremos un espacio publicitario en nuestro contenido multimedia.

©2020 by EL FORÁNEO. 

  • Blanco Icono de Instagram